Este proceso es muy similar a cómo se realizaba con documentos físicos, pues involucra administrar un folio correlativo para relacionar el histórico de documentos de la institución con la fecha en que se emiten, firman y distribuyen. Es por ello que la persona encargada de enumerar debe tener conocimiento del estado de avance de ese correlativo para adjudicarle el folio correspondiente.